Sus grandes dimensiones dan la posibilidad de albergar a más de 500 comensales. La piedra natural decora las paredes cálidas brindando al invitado estar en un espacio amplio y a la vez acogedor.

Desde la sala se accede al jardín, desde donde se puede contemplar una noche estrellada.