Un buen café, un refresco, unas tapas e incluso hasta el menú diario son algunas de las posibilidades que ofrece nuestra cafetería. La soberbia barra y la grandísima rotonda acristalada hacen de la cafetería el lugar perfecto para disfrutar las vistas del bosque.